Además de los objetos, la herencia de la Bauhaus es también la de sus ideas. La escuela cimentó su espíritu sobre tres pilares que fue capaz de armonizar: la pulsión del artista, la relación íntima del artesano con su obra y la democratización del objeto a través de la fabricación industrial.

Comments are closed.