Colegio Max Uhle
Jueves, 25 de Mayo de 2017

Presentación

Presentación

Transcribimos aquí el artículo publicado por el prof. Augusto Vera Béjar en el Anuario del Colegio correspondiente a 1997

Durante trece años de la valiosa vida de un niño, el Colegio se encarga de hacer de él un joven con las cualidades y actitudes que dentro del ideario y los objetivos del Plantel se han trazado. El primer año de la vida escolar, y después de pasar una prueba de selección que hace sufrir más a los padres que a los niños, llegan los nuevos maxuhlianos. Son pequeños, casi bebés, los que bajan cada día del ómnibus y se adentran en los predios exclusivos del Kindergarten de mano de sus profesoras y auxiliares.

Un par de años después los vemos, evidentemente crecidos y cargando su enorme equipaje, con dirección al primer grado. Ya se bajan solitos del ómnibus y lucen el uniforme que los va a caracterizar mientras estén en la Primaria. Todavía se sienten inseguros al principio, hasta que conocen al Tutor que los acompañará durante un par de años. Empiezan las tareas escolares y los "pasitos". De vez en cuando los padres reciben una llamada para conversar acerca de los adelantos y las anotaciones en el libro de clase, aunque no es necesario llamarlos, porque en esta etapa están siempre presentes en todas las actividades y asambleas.

Al llegar al tercer grado aumenta la cantidad de profesores y los chicos empiezan a escuchar cosas como "ciencias naturales", "laboratorio", "sála de cómputo" y "Festival de la Juventud".

En el quinto grado comienza el inglés, aparte del alemán, y al llegar a la Secundaria hay que peregrinar de la Sala de Música a los "Sprachräume" y de la Sala de Arte a los laboratorios. Las clases ya han sido "mezcladas" un par de veces. Casi sin darse cuenta, pasan los años y ya se están preparando para el viaje de Intercambio con Alemania. Después vienen las inolvidables pruebas del Sprachdiplom y un día se encuentran decidiendo el nombre de su Promoción, el viaje de fin de curso y, finalmente, la Fiesta de Promoción.

Ya desde unos meses antes han venido asistiendo a las "precas" y otras academias hasta que llega el día de la Clausura. El Director y el Presidente de la APAFA tienen frases cariñosas para los miembros de la Promoción que en ese día nos dejan "para emprender otros rumbos".

Y despues.....¿qué?

¿Se terminó el Colegio y se terminaron las relaciones con los amigos, profesores y aulas escolares? ¿Nunca más regresarán esos jóvenes como no sea para solicitar algún certificado?.

Por supuesto que la respuesta debe ser un contundente ¡no!. La relación de los ex alumnos con su Colegio no debería romperse jamás. No en vano han pasado lo mejor de su ñiñez y adolescencia en ese local al que seguramente han llegado a querer. Además, en su personalidad llevan actitudes permanentes que las aprendieron allí y que son parte importante de su personalidad. Es cierto que hay que considerar que el trabajo y las obligaciones familiares no dejan tiempo para visitas y menos en días y horas de trabajo, pero siempre habrá un pequeño espacio para volver.

Pero más pronto de lo que ellos mismos se imaginan se encuentran un día conversando con el Director sobre la posibilidad de inscribir en el Colegio a su primogénito. Nuestras entrevistas con los aspirantes a padres de familia del Colegio son siempre emocionantes.

Finalmente, vemos con agrado que los ex alumnos son ya delegados de clase o directivos de la APAFA y nos enorgullecen sus actitudes y comportamientos. En ellos vemos la dedicación de sus padres pero también, en gran medida, la labor del Colegio.

Por eso nos emocionaron tanto los 29 ex-alumnos que regresaron a presentarse en el XX Festival de la Juventud después de haber inaugurado el ciclo en 1978. Algunos todavía nos llaman "profe" y en el fragor de los ensayos todavía nos permitimos llamarles la atención. ¡Como si fuera ayer!

Lo que nunca se debe perder es el aprecio personal, aquel que nace de las relaciones sinceras entre alumnos y profesores que en la convivencia diaria de trece años aprenden a amarse y tienden lazos que ni el tiempo ni la distancia pueden quebrar.

Asi que ....¡sean bienvenidos ex alumnos de todas las épocas!, ¡Vengan de vez en cuando y comprueben que el corazón del Colegio está vivo y palpitando más fuerte que nunca!

Ubicación

Avenida Fernandini s/n Sachaca,
Arequipa - Perú

Teléfonos: +51-54-232921, +51-54-218669
Telefax: +51-54-234136

schule@cmu.edu.pe