Flipped Classroom

La transformación digital está cambiando las escuelas y el aprendizaje. Sin embargo, si la atención se centra únicamente en el uso de medios técnicos, no se aprovechará el verdadero potencial de la digitalidad: Si nos fijamos en Internet y en su funcionamiento, vemos que la referencialidad, la colaboración y la transformación de contenidos son pilares centrales. La digitalidad es, por tanto, algo más que sustituir un libro por un PDF. Por lo tanto, para que el aprendizaje en el espacio digital sea eficaz, necesita sobre todo un marco pedagógico que sitúe las nuevas condiciones en un marco significativo. Uno de los conceptos es el llamado flipped classroom o clase invertida.

La idea básica se explica rápidamente: en las clases reales, el tiempo que los profesores dedican a hablar suele ser excesivo. El valioso tiempo de clase que podría utilizarse para las actividades de los alumnos se emplea, en cambio, en charlas o explicaciones del profesor. Por ello, la actividad de los alumnos suele desplazarse al trabajo posterior a la clase en forma de ejercicios que deben resolver en casa por su propia cuenta. Flipped Classroom da la vuelta a este principio: las introducciones a un tema y las explicaciones del profesor se adelantan a la preparación de una lección, a menudo a través de un vídeo. Los alumnos acuden a la clase preparados para resolver tareas juntos y mantener debates en profundidad.

El profesor asume el papel de ayudante que apoya a los alumnos en su trabajo y les da una retroalimentación. Este sencillo concepto promete algunas ventajas: Ciertas actividades de aprendizaje se hacen mejor solas -como familiarizar a los alumnos con ciertos temas- y otras se hacen mejor juntas -como resolver problemas complejos-, tareas que puedan ser trabajadas en grupo o en las que puedan ayudarse mutuamente. Sin embargo, para resolver tareas complejas, a menudo se necesitan conocimientos básicos en un campo, con el que al menos debería estar familiarizado antes de empezar a trabajar en las tareas. Flipped Classroom parece encajar bien en esta consideración: Los alumnos trabajan un tema en casa (por ejemplo, con la ayuda de vídeos y tareas adecuadas) y luego se reúnen en la clase para aplicar, practicar, discutir o cuestionar lo que han preparado en casa sobre la base de tareas compartidas. Esto corresponde a un cambio de la enseñanza centrada en el profesor a la centrada en el alumno. La presencia conjunta de los alumnos en clase se utiliza para lo que es necesaria: para la cooperación y la ayuda y el apoyo mutuos. Esto también cambia el papel del profesor. Actúa en el aula como un entrenador o guía de aprendizaje: Puede ayudar a los alumnos en sus actividades, dar un apoyo más individualizado y ofrecer una retroalimentación personal.

Por lo tanto, en el Colegio Max Uhle estamos convencidos de este método y lo hemos incorporado firmemente a nuestra enseñanza diaria. Sin embargo, esto no significa que nos basamos exclusivamente en este método: Si, por ejemplo, se supone que nuestros alumnos no deben iniciar su proceso de aprendizaje con una explicación, sino que se centran en el descubrimiento conjunto, este método es menos adecuado.

El concepto de Flipped Classroom está estrechamente relacionado con el uso de medios digitales, aunque no sean absolutamente necesarios para aplicar el método. El núcleo del concepto no es el uso de los medios digitales, sino el uso sensato del tiempo de clase. Flipped Classroom es un concepto para el mejor uso de las fases sincrónicas. Sin embargo, muchos profesores utilizan medios digitales: los vídeos suelen ser muy adecuados para la preparación porque pueden representar los procesos mejor que los textos. En los vídeos puedes mostrar o demostrar cómo funciona algo. Además, muchos cuestionarios en línea ofrecen a los niños y jóvenes la oportunidad de comprobar su comprensión desde la fase de preparación, y se pueden utilizar herramientas de colaboración en línea para trabajar juntos incluso en la fase de preparación. Las tecnologías digitales en el aula también permiten el acceso a recursos durante las fases de trabajo y proporcionan herramientas para la creación de productos creativos.

Para más información sobre el concepto y su efecto, véase: